La policía judicial de Marrakech detuvo, el lunes, a un ciudadano beninés de 29 años sobre el que pesaba una orden de detención internacional emitida por la justicia estadounidense por su presunta implicación en casos de fraude.

El registro del sospechoso en la base de datos de la Interpol desveló que es objeto de una notificación roja emitida por esta instancia el 22 de octubre, indicó hoy martes la Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN) en un comunicado.

El acusado está supuestamente implicado en la falsificación de documentos de identidad y bancarios y su utilización para presentar declaraciones de impuestos falsas, pudiendo así beneficiarse de una compensación fiscal por valor de 873.703 dólares, explica la misma fuente.

El sospechoso fue puesto bajo custodia policial, en espera de una decisión sobre su extradición a EE.UU., añadió el comunicado.

MAP