Después de que un ginecólogo en Tetuán dio positivo a la prueba del coronavirus, toda la ciudad se alarmó. El médico que regresó recientemente de un viaje al extranjero fue avisado por las autoridades competentes que le ordenaron que guardase una cuarentena, cosa que el no hizo y continuó operando y trabajando en una clínica privada en Tetuán además de su consulta.

El Ministerio de Sanidad marroquí reveló en un comunicado que, abrió una investigación para determinar toda clase de responsabilidad.

“Las investigaciones revelaron una violación de las reglas deontológicas y éticas de la profesión al poner en peligro la vida de los demás”, apunta el comunicado.

Asimismo, el comunicado reveló que el médico que ejercía la ginecología desde hace más de veinte años, es solamente un médico generalista.

Las autoridades han cerrado su consulta y la clínica y han tomado medidas contra el delegado provincial de sanidad por “falta de responsabilidad y negligencia”.