Un total de 8.612 personas han sido detenidas y sometidas a investigaciones judiciales bajo la supervisión de las fiscalías territorialmente competentes desde la declaración del estado de emergencia sanitaria en Marruecos, indica, el domingo por la noche, la Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN).

Estas personas fueron detenidas durante las operaciones de seguridad llevadas a cabo por la DGSN para luchar contra las falsas noticias que afectan al sentimiento de seguridad entre los ciudadanos y para garantizar la aplicación del estado de emergencia sanitaria declarado por los poderes públicos para hacer frente a la epidemia del nuevo coronavirus, precisa la misma fuente en un comunicado.

 Así, en lo que respecta a la lucha contra las noticias falsas a través de los sistemas informáticos, los servicios técnicos de la DGSN encargados de la vigilancia informática han llevado a cabo evaluaciones de expertos e investigaciones que permitieron la detención de 82 personas por su presunta participación en la difusión de contenidos digitales que contenían informaciones falsas sobre los indicadores de la epidemia de coronavirus, o que constituya una violación de los derechos de las personas contaminadas, la incitación a desobedecer las medidas de seguridad adoptadas por los poderes públicos y la difusión de contenidos violentos que inciten al odio y a la discriminación y estén dirigidos al personal médico y paramédico.

 Además, las operaciones realizadas sobre el terreno por los servicios de seguridad nacional en las distintas ciudades y centros urbanos para garantizar la aplicación justa y estricta del estado de emergencia sanitaria permitieron la detención de 8.530 personas.

Estas personas fueron detenidas por no poseer la autorización de salida excepcional, o por violar las medidas del estado de emergencia sanitaria, o por utilizar documentos falsos de salida.

Se trata también del transporte clandestino de personas, la preparación y venta de productos médicos y paramédicos perjudiciales para la salud pública y la contención y el rechazo de realizar trabajos ordenados por la autoridad pública.

La DGSN veló por movilizar todos los recursos humanos y logísticos para asegurar un control estricto de la circulación de personas y vehículos dentro de las ciudades, proteger la propiedad pública y privada y garantizar una cobertura de seguridad reforzada capaz de apoyar y acompañar las medidas preventivas adoptadas por los poderes públicos para garantizar la seguridad sanitaria de todos los ciudadanos, concluye el comunicado.