El Gobierno estadounidense ha concedido una ayuda de 6,6 millones de dirhams a Marruecos para apoyar los esfuerzos encaminados a mitigar la propagación del COVID-19, anunció, este jueves, la embajada de EE.UU. en Rabat en un comunicado.

Esta ayuda proviene del Fondo de Reserva de Emergencia para Enfermedades Infecciosas Contagiosas de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

La Agencia Estadounidense proporciona estos fondos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como parte del Plan Estratégico de Preparación y Respuesta (SPRP) para detener la transmisión del nuevo coronavirus en los países afectados o en riesgo y a fin de reducir el impacto de la epidemia en todos los países, precisa la misma fuente.

“Con socios de larga data como Marruecos, trabajamos juntos para mejorar la capacidad mundial a fin de contener las epidemias en su origen y reducir al mínimo sus repercusiones. Estas inversiones -y la asociación entre Estados Unidos y Marruecos- son esenciales para prepararse rápida y eficazmente para las amenazas emergentes, incluida la actual epidemia de COVID-19”, declaró el embajador de Estados Unidos en Marruecos, David T. Fischer.

El apoyo de Estados Unidos “ayudará a Marruecos y a otros países socios a preparar sus laboratorios para realizar pruebas a gran escala de COVID-19, implementar un plan de emergencia de salud pública para los puntos de entrada y activar la detección de casos y la vigilancia epidemiológica con respecto a los virus de tipo gripal”, según el comunicado.

Esta ayuda servirá también para “capacitar y equipar a los equipos de intervención rápida, investigar los casos y buscar los contactos de las personas infectadas, y adaptar el material de formación al COVID-19 en beneficio de los agentes de la salud”, precisa el comunicado.