Marruecos ha experimentado, el pasado domingo 16 de febrero, una bajada considerable del precio de los carburantes. Este descenso es un mero reflejo de la relajación cíclica de los precios mundiales del petróleo por causa de la caída de las importaciones chinas de que se han reducido en dos o tres millones de barriles por día desde el comienzo de la nueva crisis de coronavirus.
Un litro de diésel ha llegado a bajar 47 centavos en la mayoría de las estaciones de servicio. La gasolina también disminuyó su precio en alrededor de 37 centavos por litro.
El precio de los combustibles varía de una ciudad a otra, dependiendo de los costos necesarios para transportarlos a las diversas estaciones de servicio. Pero esta diferencia apenas supera los dos centavos, entre las diferentes marcas de distribución de combustible